Botiquín de viaje macrobiótico (2)

¿Sabías que bañarse en el mar es una de las mejores maneras de remineralizar tu organismo? ¿Y que la arcilla es eficaz en picaduras de mosquitos o quemaduras? Aquí tienes algunas sugerencias más, para añadir a tu botiquín de viaje macrobiótico:

semillas de lino

Semillas de lino:

Son especialmente interesantes si tiendes a sufrir de estreñimiento cuando viajas. Cuando cambiamos de alimentación, de agua y de entorno, nuestros intestinos son los primeros en notarlo, y a veces se vuelven más lentos.

Las semillas de lino tienen una gran concentración de mucílagos, un tipo de fibra soluble de consistencia viscosa, que ayuda a ablandar las heces facilitando así su eliminación. Además, estas semillas regeneran la flora intestinal y ayudan a eliminar grasas y a evitar la absorción de las mismas por el intestino.

Puedes llevar un par de cucharadas soperas de semillas para cada día, no te ocuparán mucho espacio y son fáciles de usar. Sólo tienes que ponerlas a remojo en un vaso de agua y dejar que se ablanden, notarás que el agua se vuelve gelatinosa, en una hora estarán listas para tomar. Si las tomas por la noche seguro que al levantarte no tendrás problemas para ir al baño. O si lo prefieres, las puedes dejar en remojo toda la noche y tomarlas por la mañana en ayunas. Es importante masticarlas bien y beber también el agua.

Copos de alga nori:

Es una manera cómoda de aportar minerales a nuestro organismo, durante el verano sudamos mucho y nos bañamos en piscinas con agua clorada que facilita la pérdida de minerales.

Los copos de alga nori no pesan y son sencillos de tomar, los puedes espolvorear sobre una sopa o directamente sobre la comida. Son sabrosos y fáciles de llevar en el bolso si vas a comer fuera!!

baño de mar

Otra manera divertida y práctica de remineralizar nuestro organismo en verano, especialmente fácil si estamos en zonas costeras, es bañarse en el mar.

El agua de mar está llena de minerales que nuestro cuerpo absorbe con facilidad. Pero es importante no ducharse después, ya que si lo hacemos, a nuestro cuerpo no le dará tiempo de absorberlos. Un baño de mar y un «secado al sol» nos hará sentirnos con más energía y nuestra piel lucirá mucho más fina.

Arcilla verde:

También es cómoda para llevar, 4 o 5 cucharadas soperas en una bolsita de plástico serán más que suficientes. Suele  ser muy práctica para aplicarla en picaduras de cualquier tipo. Para ello, mezclaremos una pequeña cantidad con un poco de agua hasta formar una pasta espesa y la colocaremos sobre la zona afectada. Cuando se seque podemos repetir la aplicación

También resulta muy útil en caso de golpes o torceduras, pues su aplicación ayuda a reducir la inflamación que se suele producir en estos casos. Además es refrescante y calma el dolor. Aplicar una capa gruesa y si es posible un ligero vendaje.

arcilla verde

La puedes utilizar también en heridas, pues es antiséptica y ayuda a detener el sangrado. En este caso coloca primero una gasa y luego una capa gruesa de arcilla mezclada con agua formando una pasta espesa.

En caso de quemaduras leves, también es útil, reducirá el calor en la zona, calmará el dolor y ayudará a cicatrizar más rápidamente.

«Disfruta de tus vacaciones»

Si no te quieres perder nuestros artículos y recetas….
¡Suscríbete a nuestro boletín! y
¡Únete a nuestros cursos de cocina macrobiótica y alimentación saludable!
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario