Cocinando con Cebada, un cereal muy versátil

Ya conoces las propiedades de la cebada… Ahora, te invito a aprender a cocinarla… ¡Qué aproveche!

En la cocina:

La cebada es un cereal muy fácil de cocinar. Su preparación es básicamente igual a la del arroz integral. Se recomienda dejarla a remojo toda la noche para activarla y neutralizar así el ácido fítico. Por otro lado, el remojo ayuda a reducir el tiempo de cocinado y facilita que el cereal quede más tierno.

Una vez has realizado este paso previo, la puedes utilizar en la elaboración de múltiples platos, desde cremas de desayuno, hasta sopas, salteados o ensaladas.

 

En cremas:

Para consumirla en cremas, utiliza de 5 a 6 partes de agua por 1 parte de cebada. Puedes prepararla con alguna bebida vegetal para que quede más dulce y cremosa. Añadir una ramita de canela durante la cocción también ayudará a aumentar el dulzor de la crema. Prueba a utilizar la piel de un limón para intensificar su sabor.

Para las cremas la cocción más recomendada es con olla exprés, de esta forma el cereal te quedará más tierno y reducirás tiempo de cocción. Una vez que el agua en la olla comience a hervir, baja la llama y deja que se cocine de 30 a 45 minutos a fuego bajo. Ya sabes que los tiempos dependen mucho de la olla y del fuego que utilices, así que ajusta el tiempo si hace falta.

Echa un vistazo a la receta de Crema de cebada para desayunar y ¡verás como te gusta!

 

Como plato principal:

Si la vas a preparar como plato principal, cocínala en 2 a 2,5 partes de agua, si es posible en olla exprés, durante unos 30 minutos.

También puedes optar por cocinarla en la cazuela con abundante agua, cómo harías con la pasta, y cuando veas que está cocinada, escurrir el exceso de líquido. Las ventajas: sabes en todo momento el punto de cocción, puedes controlar mejor la textura que deseas que obtenga y además la cebada te quedra más suelta. El único inconveniente es que perderás parte de los nutrientes en el agua que tires.

En ensaladas:

Normalmente, la textura de la cebada cocida es al dente, por lo que se presta a prepararla en ensaladas. Combinada con cebolletas, aceitunas y zanahoria queda deliciosa. Prueba a preparar un guacamole y a mezclarlo con la ensalada a modo de aliño, ¡delicioso!

 

En sopas:

También es muy agradable su uso en sopas depurativas para esta estación. Utiliza para ello verduras de temporada como apio, guisantes, puerros, cebolleta fresca, etc… y añade un puñadito de cebada previamente cocinada. Obtendrás una sopa depurativa y muy nutritiva.

 

En salteados:

Al igual que preparas el salteado de arroz o quinoa, puedes utilizar la cebada cocida para incorporarla al salteado de verduras. Dora ligeramente unas cebolletas, añade unos rabanitos en rodajas y una zanahorias picaditas, saltea durante un par de minutos, incorpora unas alcaparras, unas gotitas de shoyu o tamari y finalmente la cebada. Mezcla bien y espolvorea con cilantro o perejil picadito antes de servir.

Elige prepararla como más te guste y ¡en primavera disfruta de la cebada!

Además de en el plato, también puedes utilizarla para preparar un delicioso té, no te pierdas el próximo post!

Artículo redactado para La finestra sul cielo

¿Quieres aprender a preparar más recetas como ésta?
¡Suscríbete a nuestro boletín para no perderte ninguna! y
¡Únete a nuestros cursos de cocina macrobiótica y alimentación saludable!
Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario