Pastel de moras silvestres

pastel de moras (1)El domingo pasado tuve a mis nietas en casa y salimos a recoger moras.

Cuando vivía en Inglaterra, solíamos esperar con ilusión el momento adecuado para que las moras maduraran e ir a recogerlas para preparar un delicioso pastel con mis hijos.

Ahora, 28 años más tarde, me sigue produciendo la misma ilusión ir a pasear al monte, recoger las moras y volver a prepara el pastel, esta vez, con mi nieta.

Los ingredientes son prácticamente los mismos, pero ya no utilizamos azúcar y en esta ocasión hemos optado por pan sin gluten. El resultado… todo un éxito.

Anímate y ¡haz la prueba!… Los niños disfrutan de todo el proceso… ¡Nala no podía esperar a cortar el pastel… y me costó sacar una foto en la que no estuviera ella intentando coger el cuchillo para cortar un trozo y probarlo :):) 

¡Fíjate en la manita de la foto!

Ingredientes:

2 tazas grandes de moras

1 taza de agua

Rebanadas de pan (yo he utilizado pan sin gluten)

Melaza de arroz u otro endulzante natural de tu elección

1 c.p. de copos de agar-agar

pastel de moras (1)

Elaboración:

Lava bien las moras.

Colócalas en un cazo con la taza de agua, los copos de agar-agar, una pizca de sal, y el endulzante que vayas a utilizar.

Yo esta vez he utilizado estevía. Con tan sólo unas gotitas ha sido suficiente para lograr el dulzar deseado.

Si vas a utilizar melaza, necesitarás alrededor de 2 c.s., en todo caso, prueba el jugo después de unos minutos de cocción y recuerda que cuando se enfríe el sabor será menos dulce, así que ajusta un poco si fuera necesario.

Cocina las moras a fuego bajo y con tapa durante 8 minutos.

Mientras, puedes ir forrando un molde redondo con las rebanadas de pan.

Si utilizas pan de molde será más manejable. Elige uno que sea de calidad.

Si vas a utilizar otro tipo de pan, corta tú misma las rodajas y quítales la corteza que suele estar un poquito más dura.

Una vez hayas forrado el molde con las rebanadas, añade suavemente la mezcla del cazo. Reserva un poco del jugo para el final.

Coloca encima 2 o 3 rodajas para cerrar la parte superior. Aprieta suavemente con las manos para que ese pan también se empape bien y tome color y sabor, y vierte por encima el jugo que habías reservado.

Deja que el pastel se enfríe y guárdalo en el frigorífico.

Cuando esté bien frío ya se podrá desmoldar.

Dale la vuelta sobre un plato, decora con algunas moras crudas y disfruta de un pastel sencillo y ¡naturalmente delicioso!

Prepáralo con amor… y ¡qué te aproveche!

Si quieres aprender a preparar más recetas como ésta….
¡Suscríbete a nuestro boletín para no perderte ninguna! y
¡Únete a nuestrocursos de cocina macrobiótica y alimentación saludable!

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario