Garbanzos salteados con shiitake ¡Refuerza tus defensas!

Seguimos con ideas para mejorar tu sistema inmune.

En uno de mis últimos posts hablaba sobre las propiedades de la seta shiitake como inmunoreguladora. Del ajo como alimento para evitar resfriados, para tratar infecciones respiratorias y para ayudar a tu sistema inmune.

Hablamos también del cilantro, que ayuda a eliminar metales pesados de nuestro organismo, como el cadmio, el plomo y el aluminio… seguro que has empezado a oír cómo nos están llegando estos metales casi a diario.

A esta interesante lista de ingredientes, hoy añadimos los garbanzos. En un momento en el que el uso de tecnologías inalámbricas está más que en boga y la exposición a campos electromagnéticos (CEM) es cada vez mayor, contar con alimentos que ayuden a subir nuestros niveles de melatonina es especialmente importante.

La exposición a CEM reduce dramáticamente la producción de melatonina, y sin ella, nuestro organismo no reconoce que es el momento de dormir y reparar, resultando en cada vez más casos de insomnio o de mala calidad de sueño, tan importante para regenerar nuestro sistema inmune

Mi recomendación: apaga el wifi, desconecta el móvil y todos los aparatos emisores de ondas electromagnéticas. Y además, apúntate a los garbanzos.

Esta legumbre es muy rica en triptófano, un aminoácido que se transforma en seratonina, que a su vez, y en oscuridad se transforma en melatonina, la llamada «hormona del sueño».

El garbanzo es así, una ayuda para nuestro sistema nervioso y nuestro sistema inmune, que tanto se benefician de un buen descanso.

Ingredientes:

Garbanzos ya cocinados

300 gramos de setas shiitake fileteada

2 a 3 ajos

1 puñado de cilantro

Tamari

Elaboración:

Si no tienes los garbanzos cocinados, cuécelos en olla a presión con un trocito de unos 4 cm de alga kombu. El tiempo dependerá de tu olla y de tu cocina. En casa los cocino durante 15 minutos.

Mientras se cocinan los garbanzos, puedes comenzar a filetear las setas y a aplastar y picar los ajos. Recuerda que dejar los ajos picados durante unos minutos mejora sus propiedades.

Comienza salteando las setas en una sartén amplia o wok con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal. Remueve con frecuencia.

Cuando estén doraditas y ligeramente crujientes algunas de ellas, añade el ajo y mezcla bien. Saltea otro minuto más.

Incorpora los garbanzos previamente escurridos y remueve para integrar bien los ingredientes.

Añade con cuidado un chorrito de tamari, mezcla bien y apaga. El tamari dará un agradable sabor salado a los garbanzos (que se han cocido sin sal) y además, nos aportará los beneficios de los aliños fermentados.

Deja que repose unos minutos con tapa.

Al servir, espolvorea con un buen puñado de cilantro recién picado.

Cocínalos con amor… y ¡qué los disfrutes!

Suscríbete al Boletín

¿Quieres llevar una vida saludable?
Suscríbete ahora y recibirás todas nuestras recetas y
artículos sobre alimentación y salud.

  • 281
  •  
  •  
  •  
  • 2

Deja un comentario