La alimentación en primavera

Ya ha llegado oficialmente la primavera, aunque probablemente desde comienzos de febrero, con el aumento de horas de sol, hayas comenzado a sentir el cambio energético que esta estación nos brinda.

La energía que caracteriza esta estación, es una energía expansiva, ascendente y de apertura. 

La naturaleza comienza a salir del letargo invernal para volver a recuperar su actividad a una velocidad exacerbada.

Podemos apreciar cómo comienzan a brotar nuevas hojas en los árboles, de un verde clorofila intenso. Observamos los campos tornándose verdes y las verduras de nuestras huertas comenzando a espigar. La hierba pronto comenzará a crecer sin descanso.

Al igual que la naturaleza, nuestro cuerpo, también comienza a salir del letargo. Sentimos que como intenta abrirse, activarse, dejando atrás el recogimiento y la quietud del invierno. Hay una disposición natural a limpiar y aligerar cargas acumuladas.

La medicina china asocia la primavera a la infancia; la etapa de la vida en la que crecemos a mayor velocidad; en la que disponemos de mayor caudal de energía. Así pues, esta estación es momento de crecimiento y expansión, momento para crear y desarrollarse, comienza el movimiento…

A nivel de alimentación, en primavera necesitamos enfriar ligeramente, abrir, activar, aligerar y depurar nuestro organismo, preparándolo para los meses calurosos.

Es interesante que empecemos a introducir ensaladas crudas o ligeramente escaldadas, reduciendo la cantidad de sal y aceite. Aumentaremos las preparaciones al vapor y escaldados, cocciones ligeras que ayudan a enfriar…. los salteados cortos nos ayudan a crear esa energía de actividad y movimiento que caracteriza esta estación.

Introduciremos los germinados, uno de los mejores ejemplos de la energía de primavera. Y por supuesto…. nuestra mesa se vestirá de verde!!

brotes

Alimentos armonizadores:     

Utiliza los de naturaleza refrescante. Incorpora toques de sabor ácido suave en la comida como umeboshi, vinagre de arroz o concentrado de manzana, así como aliños con limón o naranja.

Cereales: En primavera podemos reducir la cantidad de cereal que es un alimento más concentrado. El  ideal para esta estación es la cebada que disuelve y crea apertura. También podemos comenzar a tomar arroz de grano medio, bulgur, cuscús y pastas de vez en cuando.

Legumbres: Son típicas las lentejas verdes y los guisantes verdes. De todos modos podemos reducir la cantidad y consumirlas en platos más ligeros como ensaladas.

Proteínas vegetales: Son ideales para darle al organismo el aporte proteico sin sobrecargarlo. Podemos comenzar a dar preferencia al tofu, más refrescante que el tempeh y el seitán. De todas formas en esta estación conviene reducir el consumo de proteínas para favorecer la desintoxicación y dar descanso a nuestro hígado.

Verduras: nos interesan las refrescantes, ligeras, y depurativas: alcachofas, perejil, berros, parte verde del puerro y cebolleta, espárragos, ortigas, diente de león..

También son depurativas las setas, champiñones, rabanitos, nabos, germinados, apio.. El verde, es también el color de las verduras de esta estación.

Germinados: Su consumo es ideal en esta época del año pues nos transmiten una energía vital de crecimiento. Aportan muchas vitaminas y son fáciles de  digerir.

ensalada

Algas: Las algas son ideales para depurar, pues ayudan a movilizar depósitos de grasas y a eliminar tóxicos acumulados en nuestro organismo.

En esta época podemos usar a diario las más ligeras: wakame, arame y dulse. La ideal para este momento de depuración es la agar-agar, pues es saciante y suavemente laxante, ayudando a una correcta eliminación.

Frutas: Ahora es el momento para comenzar a tomar fruta fresca de temporada si nos apetece. Las fresas, manzanas, kiwis con su sabor ácido estimulan la función hepática. Poco a poco puedes introducir algún licuados de manzana-zanahoria y manzana-zanahoria-apio que resultan muy depurativos.

Semillas y frutos secos: Las semillas más recomendables para consumo diario son las de sésamo y calabaza que podemos utilizar ahora en ensaladas.

Condimentos: Conviene reducir el uso de condimentos salados pues la sal tiene un efecto calorífico y contractivo y en estos momentos lo que nos interesa es abrir y refrescar el cuerpo. Los condimentos más indicados para esta estación, son los que aportan toques ácidos como la pasta o el vinagre umeboshi, los cítricos o el vinagre de arroz. El efecto depurativo de sus ácidos ayudará a refrescar el organismo.

Fermentados y encurtidos: Los pickles de fermentación corta como aceitunas, alcaparras o chucrut son ideales para depurar el hígado por su sabor ligeramente ácido.

Si quieres aprender a preparar más artículos sobre alimentación y salud,
¡Suscríbete a nuestro boletín para no perderte ninguno! y
¡Únete a nuestros cursos de cocina macrobiótica y alimentación saludable!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios en “La alimentación en primavera”

  1. Pingback: La alimentación macrobiótica en Primavera | Ecorgánic, tu supermercado ecológico en Valencia

  2. Pingback: La alimentació macrobiòtica a primavera | Ecorgánic, el teu supermercat ecològic en València

Deja un comentario