Pastelitos salados de polenta y shitake

Me encanta la polenta… y me encantan las shitakes… Así que ya puedes imaginar lo que me gusta este plato. Y estoy segura de que a ti te va a encantar por varios motivos:

Es súper rápido, la polenta proviene del maíz parcialmente cocinado y se prepara en menos de 5 minutos. Es un cereal ideal para el verano, que refresca y relaja.

Las shitakes tienen un gusto que enamora, si las haces crujientitas aún más.

El montaje del plato es muy sencillo y vistoso… y ya sabes… comenzamos a comer por los ojos…

¡Haz la prueba y nos cuentas qué te ha parecido!

Ingredientes para 1 persona:

1 tacita de polenta

2 tacitas de agua

200 gramos de shitake fresca

2 ajos secos

Pimienta negra y sal

Aceite de oliva virgen extra

Rúcula u otras hojas verdes para acompañar

Elaboración:

Filetea las shitakes y comienza a saltearlas en un wok o sartén amplia con un poquito de aceite y una pizca de sal.

Pica los ajos y cuando las shitakes comiencen a estar doraditas incorpóralos al salteado.

Reserva algunas láminas crujientes de shitake para decorar el plato.

Añade la polenta, el agua, un poco más de sal y un par de golpes de pimienta negra al wok.

Baja la llama y remueve constantemente para que no se pegue y se mezcle. Verás que comienza a espesar enseguida, cocina la polenta a fuego suave durante unos 3 a 5 minutos.

Humedece con agua o unta un poquito de aceite en unos moldes.

Coloca la polenta dentro de los moldes y dispón en los platos. Decora con un poco de cilantro y acompaña de una buena ensalada de hojas verdes.

Cocínala con amor… y ¡qué te aproveche!

Suscríbete al Boletín

¿Quieres llevar una vida saludable?
Suscríbete ahora y recibirás todas nuestras recetas y
artículos sobre alimentación y salud.

  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1

Deja un comentario